"Sigo, en su evolución plástica, a Silvina Baz desde hace varios años. Puedo dar cuenta de su dedicación, trabajando obstinadamente sobre materiales nobles e indóciles.
Inspiración y trabajo.
También su apertura a nuevos soportes y diferentes sintonías cromáticas.
El tratamiento del color, lejos de las estridencias tan frecuentes en la plástica contemporánea, es sutil. Su paleta es sintónica, con fuerza y armonía.
Hay un camino que recorre: figuración insinuada, abstracción segmentada, aproximaciones geométricas, tramas cromáticas.
Silvina Baz sigue haciendo su camino. Andando como dice el poeta.
Ningún artista completa su obra. Esa tarea subjetiva nos queda a los afortunados contempladores. En este caso también nos queda acompañar a Silvina en su esperanzado andar".

FELIPE DIAZ USANDIVARAS
Curador y Coleccionista de Arte


LA SUGESTIVA OBRA DE SILVINA BAZ
Silvina Baz es una artista completa. Tanto en sus grabados resueltos con una rica variedad de recursos, como en sus dibujos, con soluciones tanto de la grafica como pictóricos y por momentos utilizando elementos del grabado. También en sus pinturas, donde el color se impone por encima de otros planteos. Se podría decir que las técnicas utilizadas, si bien tienen su impronta propia, funcionan de forma inseparable. Esto es así también, debido a las temáticas que se afirman en la búsqueda de la artista.
Las imágenes sémi ocultas en el lenguaje, se muestran y se ven en una doble representación, donde las realidades se multiplican en juegos de espejos, donde el yo y el otro se amalgaman y son la misma cosa. Nada es lo que parece, todo es el reflejo de un mundo oculto, misterioso y mágico. Por todo ello trasunta una fuerte espiritualidad, donde se pierden los límites entre el yo y el otro, entre lo visible y el sujeto que vivencia, aproximándose a la esencia del origen, donde la individualidad todavía no se ha manifestado. El clima conseguido, sugestivo y atrayente, hacen de sus obras un mundo personal, rico en resonancias. Creo que Silvina trasciende la categoría de una técnica y como artista que es, puede desarrollar su mundo más allá de las técnicas utilizadas.

JESUS MARCOS, Septiembre 2012


"Unas pocas líneas trazadas una y otra vez provocan el encerramiento del color y le permiten esbozar la figura del cuerpo femenino. La imagen atrae por el encuentro de una síntesis donde se equilibran la sensibilidad y la inteligencia".
JULIO SAPOLLNIK
Critico de arte
sobre la serie de grabados "mujeres"

" (...) Aborda la figura humana desde el expresionismo, logra interpretar el sentimiento de la modelo. La paleta es por momento audaz; los contornos estan unificados estrechamente con la imagen, produciendo una composición armoniosa, con trazos cuasi gestuales. Hay un diálogo entre línea-color deliberado que atrae por lo expresivo".
SILVIA PELLEGRINI
Critica de arte


LA SENSUALIDAD DEL ESPIRITU RELIGIOSO
Trilogía: “Vivencias de la Esclavitud del Cuerpo”
Otra vez Silvina y su mundo.
La seducción y el rigor de las maderas, los tacos, las prensas, las chapas, los papeles (una de las maravillas del mundo), las tintas, las gubias, los ácidos, los barnices, la trementina, los trapos, los encuentros entre todos.
Las rugosidades y según el tacto, las imágenes, las ausencias, los colores, los contrastes. Aquel antiguo claro oscuro.
La poética de los objetos.
Se siente una densidad espiritual en busca de la libertad de la “Esclavitud del cuerpo”.
Un camino: “Mujer ante el Espejo” _ “Reflejo Interior”_ “La Otra Realidad”. Un retorno a las fuentes donde prima lo espiritual.
En su texto una riqueza de conceptos que desafían cualquier obra. Se somete a la mirada y a la comprensión del otro.
“Mirada al interior. Reflejo del alma. Libertad. La mirada versus la palabra. Todo pasa por uno. Genero masculino y femenino. Cultura narcisista. Verdad. Autenticidad. Lo vincular.”
Imposible no asociar con el bochorno contemporáneo de quienes creen que se puede decir algo de cualquier forma, juntando objetos residuales ausentes de poética, como si fueran expresiones artísticas y premiadas, como si la confusión general no fuera suficiente.
Pretendiendo decir lo que Chaplin dejo hace 100 años en “Tiempos modernos”
El dibujo y el grabado: Artes Mayores.
Silvina trabaja con sensibilidad, técnica y coraje. Más allá de la figuración o la abstracción: a través de ellas.
Presencia y ausencia. Series significantes.
La paleta (tintas?) de Silvina se la nota sintónica, armónica, fuerte pero sin estridencias.
La figuración insinuada se acentúa, presente la línea, la geometría de los planos, las tramas remiten a los antiguos telares, un cromatismo que colorea y envuelve la obra como una lejana veladura que paradójicamente acentúa la expresión.
Los negros y los blancos trazando una línea argumental.
Recupera la cultura del esfuerzo y el trabajo que permite la alegría del resultado.
Siembra y cosecha.
Con espíritu religioso rechaza el hedonismo contemporáneo.
Silvina nos cuenta las tres series de su trilogía: Miremos y pensemos.
No me corresponde decir más sobre ellas. Son un desafío a la reflexión.
Quisiera agregar en homenaje a Silvina y a todos los grabadores un escrito poco conocido del querido Julio Cortázar, que publicó en un libro de Grabados (Boni, Dorny, Marfaing, Matta, Piza, Saura, Tapies, Zañartu, Zarate) que titula:
“Les Cahiers de L´espace” y su texto, a su vez se titula: “De trufa y topos”

DE TRUFA Y TOPOS
La mano está más sola en el grabado que en el dibujo o la pintura.
Más sola y más inmediata en ese terreno
que trabaja como un arador para quien el ojo cuenta
menos que el contacto entre dos materias
adversarias y cómplices a la vez.

Los dedos que empuñan la gubia ven por su cuenta,
y lo que el ojo cree guiar y articular
sólo vale muchas veces como mera gramática.

Hablo, por supuesto, del grabado en libertad,
ése que el metal, la madera y la piedra parecen insinuar y desear
en los accidentes de su materia pura.

La anécdota, la reproducción, no son más que aplicaciones
específicas de algo que el dibujo y la pintura
solicitan y llevan a su extremo; por su parte el grabado
tiende a cerrarse a esos fastos:
le basta una intimidad táctil para proyectar su propio universo,
pequeño como la gota de mercurio
en la que sin embargo tiembla la serpiente cósmica.

Dado que no sé grabar, todo esto puede ser falso,
pero algo me dice que la escritura .otro ardo contra la blanca
tierra de la página- acerca un poco
a ese territorio donde lo visual dista de ser omnipotente.
También la pluma traza, y el escritor sabe
del goce ese resbalar en el que todo es posible por dúctil,
por topo, por trufa, por vena de agua.

Cuántas veces habré empezado o terminado una frase con los ojos cerrados.
Algún grabador, acaso, miró un fragmento
de su obra después de haberla burilado. Para corregir,
claro, todos tenemos tiempo y ojos.
JULIO CORTAZAR

Para terminar, si no he logrado aburrirlos todavía, diría que alguien dijo que el título debería ser la metáfora esencial del contenido del poema.
Me quedaría con “Vivencias de la Esclavitud del Cuerpo” y “La otra Realidad”, aunque la trilogía es una Unidad.
Silvina Baz trabaja con arte y pasión por un mundo mejor.

FELIPE DIAZ USANDIVARAS
Curador y Coleccionista de Arte


"MEMORIA, TIEMPO,DISCERNIMIENTO, DIAS, RELOJES Y ... MAS.
¿Son estos temas inherentes a la obra de Silvna Baz?
¿Son medulares o perifericos? ¿Causa o consecuencias?
¿Experimentar pequeños tiempos es una repetición inocua? ¿Es una repetición?
¿Qué relación tienen los elementos cortantes, punzantes que atacan a la plancha que origina el grabado con esa Memoria?
La obra tiene abstracción y figuración como asi también alegres colores y profundos oscuros. Pero, fundamentalmente tiene Sentido. Sentido estético y emocional.

MARTA ALVAREZ MOLINDI
Galerista



Silvina Baz pertenece a la categoría de artistas que nunca dejan de indagar. En vez de acomodarse en lo que conoce, busca incesantemente renovarse, investigar, explorar en la imagen, en las formas, en las técnicas. Eso hace que pasee con la misma tranquilidad por la pintura, la fotografía o el grabado, porque las diferentes técnicas se transforman en maneras distintas de expresar aquello que le interesa. Trabaja por series, porque al igual que en las técnicas, en las temáticas también investiga hasta el agotamiento de cada contenido, hasta haber exprimido y sacado todo lo que tenía para decir. El arte para Silvina Baz es una manera de presentar sus obsesiones, sus convicciones, su manera de ver. En esta muestra en particular, muestra su sólida faceta de grabadora. Y no es una elección menor: Lucien Freud decía grabar es como dibujar, pero con un misterio y peligro añadidos que estimulan. Silvina se enfrenta al estímulo de este desafío con la misma energía con que emprende todo en su vida. Desde el corazòn, desde la autenticidad. .

FLORENCIA SALAS
Dibujante. Curadora. Gestora de arte.
Texto del catàlogo "Antologìa" UNLaM


Silvina Baz conoce su oficio. Es de esas artistas que nunca paran de aprender, que siempre están ávidas de conocer algo más: una nueva técnica, un nuevo recurso, una manera más de aproximarse a la imagen. Trabaja incansablemente, tiene una actitud de búsqueda permanente y de experimentación constante. Por eso su obra se diversifica, y lo que le despierta interés se puede encontrar en grabados, pinturas, dibujos o fotografías. Esta diversidad no se plantea desde las certezas, sino como una necesidad expresiva. Porque toma un tema y lo desgrana en toda su extensión, lo aborda por todos los ángulos posibles, no renuncia hasta no sentir que de verdad le sacó todo el provecho necesario. Ahondando en cada tema, de una misma matriz consigue obras no sólo diferentes sino casi opuestas, apelando a los colores y a las maneras de disponer los elementos. La obra se va convirtiendo en un juego donde las reglas se van construyendo a medida que se avanza. Las plumas ejercen una doble fascinación sobre Silvina Baz: como símbolo, como metáfora, pero también como elemento en sí mismo. La pluma como ejemplo de equilibrio, de simetría, de forma, pero también como herramienta, como dueña del hacer, como vehículo de la acción. Dentro de la obra, la pluma se convierte en sujeto, dibujado, tallado, grabado, y en objeto, entintada, agregada o pegada directamente sobre el papel, con su presencia real, interrogándonos. Toda la obra remite a una simbología personal, individual, que sin embargo cada espectador siente extrañamente cercana. Silvina trabaja con la pasión de quien se sabe vulnerable, transformando su fragilidad en la energía desbordante con la que enfrenta cada obra..

FLORENCIA SALAS
Dibujante. Curadora. Gestora de arte.
Texto para "Sueños de una pluma"

Subir